Zona Vitícola

La D.O. Calatayud, donde se encuentra situada Bodegas San Alejandro tiene su propia historia como zona vitícola. Para conocerla nos debemos remontar al tiempo de los celtíberos y hablar de la ciudad celtíbera de Segeda.

Segeda es la ciudad celtíbera más importante del Norte de España. Está situada entre los términos de Mara y Belmonte de Gracián, a 4 km de Miedes.

En el año 2002, se encontró en Segeda un lagar, indicio de la existencia del vino en  estas tierras. Además se han encontrado vasijas y ánforas con restos de tartratos, así como semillas y hojas que fueron identificados como de la variedad Garnacha datadas en el año 153 a.C.

Yacimiento celtíbero de Segeda

En el siglo I Marco Valerio Marcial, historiador que nació en la ciudad romana de Bílbilis, escribe sobre la gran calidad de los vinos de la Comarca de Calatayud, siendo esta la primera referencia escrita sobre los vinos de la zona.

A finales del siglo XII los monjes del Cister fundaron el Monasterio de Piedra, a 50 km de Miedes, y promovieron la plantación de la vid. Sus bodegas son un reflejo de la importancia de la vid en estas tierras. Y sus capiteles adornados con hojas de parra son un símbolo más de la importancia de este cultivo.

Desde entonces hasta ahora se ha seguido elaborando vino en esta región, hasta que en el año 1989 nace La Denominación de Origen Calatayud, con el fin de proteger y promocionar los vinos producidos en la zona y seguir haciéndolo de una manera más reglada.